Intuición

Desarrolla Tu INTUICIÓN y Empieza a Confiar en tu Brújula Interior

La intuición es la percepción íntima e instantánea de una idea. La facultad de entender algo sin razonamiento, lógica ni análisis. Es una función para percibir la realidad. La intuición conduce a conocer la realidad en su totalidad, como un todo.

La información no proviene del análisis de las partes, como lo hace la mente racional, sino que llega súbitamente. La intuición es algo que cualquiera ha experimentado. Uno sabe una cosa, pero no sabe cómo lo sabe.

Hoy todo el mundo tiene acceso a la información de casi todo!!! Lo importante es saber qué hacer con esa información y cómo aplicarla creativamente.

En estas épocas donde los cambios son tan rápidos, cuando la cantidad de información es tan grande, la diferencia está en la toma de decisiones intuitivas, y los intuitivos con conocimiento y creatividad serán los exitosos en este nuevo contexto.

La intuición: un atajo hacia tus metas

Ella es la que nos impulsa a arriesgar y a superar posibles obstáculos; la que nos ayuda a descubrir las oportunidades que se nos presentan a lo largo de la vida; la que está detrás de muchos logros y éxitos. Es el radar que nos ayuda a anticipar el resultado de una decisión; el sexto sentido de nuestro cuerpo; esa especie de chispazo en la consciencia que trae la solución sin que uno sepa cómo o por qué. Ella es la intuición, es capaz de guiarnos hacia nuestras metas y todos tenemos la capacidad de desarrollarla. Por eso, hoy te la presentamos más de cerca.

El increíble poder de la intuición

Lo dijo Einstein: “La única cosa realmente valiosa es la intuición”. ¿Cuántas veces necesitaste tomar una decisión y, sin más, tuviste clara la respuesta? ¿Cuántas veces tu cerebro te regaló una idea sin que supieras muy bien de dónde salió? Todo eso se lo debes a ella: tu intuición, y cuanto más la desarrolles más fácil te será saber si vas por el camino correcto y si debes avanzar, retroceder o cambiar de dirección.

Muchas veces el ritmo de vida actual, siempre ocupados y siempre con algo pendiente por hacer, nos impide hacer caso a esas señales que buscan darnos respuestas. A menudo vamos caminando tan deprisa que no nos fijamos en que la brújula que llevamos dentro nos está diciendo qué camino tomar. Esa brújula a la que llamamos intuición es un atajo del cerebro para que tomemos decisiones de manera rápida, y confiar en ella nos permite acceder al poder ilimitado que como seres humanos todos tenemos. Gracias a ella podemos encontrar la solución a problemas que por medio de la razón y la lógica no sería posible o, dicho de otro modo, podemos saber sin usar la razón.

La intuición, además, está relacionada con el lado derecho del cerebro, el mismo hemisferio que se ocupa de la creatividad, la imaginación, las sensaciones, los sentimientos o las habilidades especiales. Es por todo eso que debemos escuchar a nuestra intuición; ella sabe, por experiencia propia, lo que la razón desconoce.

Aprende a desarrollar tu sexto sentido

¿Cómo de desarrollado está tu sexto sentido? No importa la edad, el género o el nivel cultural: absolutamente todos tenemos el poder de hacer de la intuición nuestra brújula infalible para tomar decisiones acertadas, solucionar problemas y tener más éxito en cualquier aspecto de nuestras vidas.

Piensa en la intuición como si fuera un músculo: si no lo ejercitas se vuelve débil e ineficaz, pero con práctica y dedicación se fortalece. Desde el curso de Método Silva  te ofrecemos técnicas probadas y contrastadas para desarrollar la intuición con métodos especializados por si quieres avanzar más rápidamente; pero si no has adquirido el curso y te interesa desarrollar tu intuición, a continuación te compartimos algunos consejos muy útiles gracias a los cuales podrás desarrollar tu sexto sentido y convertirte en la persona que camina con paso firme hacia sus metas. Presta atención a esas señales, porque recuerda: no hay casualidades, sino causalidades.

- Relaja tu mente. Está probado que meditar mejora notablemente la intuición, así que incluye en tus planes del día a día un tiempo para la meditación. Tomarte un tiempo para relajar la mente te aportará un estado de calma y silencio interior, y además preparará tu consciencia para recibir información. Muchas veces esos destellos o señales permanecen en un nivel tan bajo que nuestra mente consciente no es capaz de detectar; de ahí la importancia de la meditación y de lograr el estado Alfa, que permite que nuestra mente consciente y la inconsciente se conecten.

- Sé consciente de tus sentimientos. Presta atención a tu interior, a las señales de tu cuerpo, a los sentidos y a las reacciones. Sé consciente de cómo te sientes a cada momento. Piensa que cada vez que sientes alguna sensación en alguna parte del cuerpo, es que está intentando decirte algo: intenta saber qué es, reflexiona y escucha para captar los mensajes que están intentando transmitirte esas señales.

- Anota tus pensamientos. Muchas veces nos vienen ideas, emociones u otros detalles que más tarde olvidamos. A veces se trata de buenas ideas; otras, de señales que terminamos pasando por alto. Para que nada de eso pase, anota todo lo que creas que es relevante a medida que pase por tu mente.

- Confía en la intuición. Confiar en la intuición es un punto clave para lograr su desarrollo. Es probable que muchas veces dudes de las impresiones que recibes y que intentes razonar de manera lógica, pero debes saber que la intuición y la lógica son incompatibles. Si al principio te resulta complicado, empieza poco a poco: deja que tu intuición te guíe en momentos que no sean cruciales, y cada vez tendrás más confianza y podrás usarlo en situaciones más importantes. Piensa que cuanto más se practica, mejor se detecta y los resultados son más precisos.

- Juega. A la intuición hay que entrenarla, y para ello puedes jugar a juegos intuitivos como por ejemplo adivinar quién llama por teléfono, intentar acertar cómo se sienten los demás a través de sus expresiones y gestos, o intentar predecir qué van a decir.

- Presta atención a tus sueños. Intenta recordar los sueños e interpretarlos, ya que mientras dormimos la intuición está más activa y nos puede dar información sobre nuestra situación. No todos los sueños tienen que tener un significado, así que trata de distinguir qué sueños sí merecen una reflexión.

- Cree en ti. Hablar de intuición, es hablar de auto confianza y seguridad en uno mismo. Así que en los momentos en los que debas decidir, permítete confiar en que harás las cosas bien. Deja las dudas a un lado y déjate guiar por ti mismo.

- Presta atención al arte. Muchas obras de arte tan solo pueden interpretarse a través de la intuición. Por eso, al observarlas, intenta también sentirlas y recuérdate que la intuición tuvo un papel importante mientras el autor las creó. No importa si son musicales, teatrales, cinematográficas o plásticas: vívelas, siéntelas e intenta comprender su significado.

Como ves, hay muchas maneras distintas de entrenar la intuición, y todos podemos aprender a desarrollarla. Dijo Einstein que “La mente intuitiva es un regalo sagrado y la mente racional es un fiel sirviente. Hemos creado una sociedad que honra al sirviente y ha olvidado el regalo”. No dejes que el enorme potencial que esconde la intuición te deje a medio camino de la vida que deseas. ¿Cómo funciona tu intuición? ¿Crees que tienes esa habilidad más desarrollada que otras personas? ¿Te gustaría saber más sobre este tema? Coméntanos, estamos encantados de leer tu comentario.